jueves, 25 de septiembre de 2008

De fábula...


La viuda y su oveja

Una pobre viuda tenía una única oveja. Al tiempo de la trasquila, y deseando tomar su lana en forma económica, la trasquiló ella misma, pero usaba la herramienta en tan mala forma que junto con la lana le cortaba también la carne. La oveja acongojada y con dolor, le dijo:

-¿Por qué me maltratas así, ama? ¿En que te puede beneficiar el agregar mi sangre a la lana? Si quieres mi carne, llama al carnicero quien me matará al instante sin sufrimiento, pero si lo que deseas es mi lana, ahí está el esquilador, quien me esquilará sin herirme.

Líderes, debemos estar preparados para lo que vayamos a hacer, no simplemente lanzarnos a averiguar qué podría suceder.


En caso de que se pregunten el origen de la fábula, les recomiendo investigar un poco de Esopo, quien, en caso de haber existido, nos dejó múltiples enseñanzas propuestas de la manera más sencilla.