sábado, 6 de septiembre de 2008

Liderazgo y Coraje


"Un profesor de filosofía de la Universidad de Rice en EE.UU llegó a su clase una mañana y dijo a sus estudiantes que tendrían examen escrito. Distribuyó las correspondientes hojas de papel y les indicó que el examen sería muy sencillo; quería que cada uno definiera la palabra .

Todos los estudiantes se pusieron a trabajar, con excepción de un joven que simplemente se sentó con las manos cruzadas. Pasaron 10 minutos, 20 y el joven seguía sin moverse. Simplemente no estaba haciendo nada.

El profesor se quedó parado a su lado mirándolo . . . el joven tomo el papel, escribió dos palabras. Se paró lo entregó al profesor y se retiró del aula.

Esa tarde el profesor se puso a revisar los exámenes y cuando le tocó calificar el de este joven, le puso 10 (sobresaliente). Tomó el teléfono llamó a este alumno y le dijo: "llamo para decirte que te puse un 10 en el examen de hoy, ya que fue un examen perfecto. Me gustaría conocerte mejor, porque alguien con esa perspectiva y comprensión merece que se le conozca mejor."

Pregunto: ¿Qué creen Uds. que escribió este joven para que además de sacar 10, también se ganara la admiración del profesor ?

Les dije que escribió dos palabras, escribió: "esto es".

El coraje no puede definirse con palabras. Solamente puede demostrarse con acciones. Cuando este joven presentó al profesor su hoja de examen, estaba demostrando su coraje, estaba arriesgándose y al hacerlo, demostró claramente su coraje, dando así la mejor definición que alguien pudiera encontrar.

Pues bien el liderazgo al igual que el coraje, no puede definírselo. Hay que ponerlo de manifiesto y cada uno debe evidenciar sus destrezas, sus habilidades.

Lo que sí podemos expresar son algunas de las funciones que debe cumplir el líder; por ejemplo: fomentar el trabajo en equipo, saber motivar al equipo; ser innovador; buen organizador; tener metas bien planificadas; organizadas. Un líder eficaz sabe delegar responsabilidades; ser comunicativo.

Y así como esto podemos seguir enumerando funciones de mando y cualidades de líder, pero creo que con estas por ahora es suficiente.

De manera que si ayudamos a otros a alcanzar sus metas, estamos alcanzándolas nosotros también.

Cristo en el Evangelio nos deja una parábola que refiere que un amo dio a uno de sus siervos 10 denarios, a otro le dio 5 y a un tercero solo 1. Pasado el tiempo les pidió rendición de cuentas y el primero le devolvió los 10 que recibió más otros 10; el segundo hizo lo propio con las cinco monedas originales más otras cinco y ambos recibieron las felicitaciones del amo.

A todo esto el que había recibido solo una, le devolvió esa sola moneda, justificándose de su proceder porque había tenido miedo de perderla y ser merecedor de castigo.

A este último el amo le recriminó su conducta y efectivamente lo castigó. Pero el reclamo y el castigo fueron hechos por un solo motivo: este siervo no supo aprovechar al máximo lo que había recibido y mezquinamente lo enterró y guardó para que se conservase igual.

Por PDCC Eduardo T. Ojeda Suñén.