miércoles, 19 de noviembre de 2008

El Terror


"...empezó a mostrarle las personas que tenía a su alrededor, en la playa. Al abnegado padre de familia que empaquetaba cosas y ayudaba a sus hijos a ponerse el abrigo le gustaría tener un lío con su secretaria, pero le aterrorizaba la reacción de su mujer. A la mujer le gustaría trabajar y ser independiente, pero le aterrorizaba la reacción del marido. Los niños se portaban bien por miedo a los catigos. La chica que leía un libro, sola en una caseta, fingía indiferencia, pero su alma estaba aterrorizada por la posibilidad de pasar sola el resto de su vida. El chico que hacia ejercicio con la raqueta estaba aterrorizado porque debía estar a la altura de las expectativas de sus padres. Al camarero que servía cócteles tropicales le aterrorizaba la idea de que pudieran despedirlo en cualquier momento. La chica que quería ser bailarina, pero estudiaba Derecho por miedo de enfrentarse a la crítica de sus vecinos. El viejo que no fumaba ni bebía diciendo que así se conservaba en forma, cuando, en realidad, el terror a la muerte susurraba en sus oídos como el viento. La pareja que corría salpicando con el agua del rompiente, con una sonrisa en los labios, y el terror oculto de volverse viejos, aburridos, inválidos. El hombre que paró su lancha delante de todos y los saludó con la mano, sonriente, bronceado, sintiendo terror porque podía perder su dinero de un momento a otro. El dueño del hotel, que contemplaba aquella escena paradisíaca desde su oficina, intentando que todos estuvieran contentos y animados, exigiendo el máximo de sus contables, con el terror en el alma porque sabía que -por más honrado que fuese- Hacienda siempre descubría errores en la contabilidad.

TERROR en cada una de las personas que había en aquella bonita playa, en aquel atardecer que dejaba sin aliento. TERROR de quedarse solo, TERROR de la oscuridad que poblaba la imaginación de demonios, TERROR de hacer alguna cosa ajena al manual de urbanidad, TERROR al juicio de Dios, TERROR de los comentarios de los hombres, TERROR de la justicia que castigaba cualquier falta, TERROR de arriesgarse y perder, TERROR de ganar y tener que convivir con la envidia, TERROR de amar y ser rechazado, TERROR de pedir un aumento, de aceptar una invitación, de ir a lugares desconocidos, de no conseguir hablar una lengua extranjera, de no tener capacidad para impresionar a los demás, de hacerse viejo, de morir, de hacerse notar por los defectos, de no ser notado por las cualidades, de no ser notado ni por defectos ni por cualidades.
TERROR, TERROR; TERROR. La vida era un régimen de TERROR, la sombra de la guillotina.
Todos están aterrorizados; no estás solo. La única diferencia es que tú ya pasaste por lo más difícil; lo que más temías ya se ha transformado en realidad. "

(Fragmento del libro "El Demonio y la señorita Prym", de Paulo Coehlo.)

En este fragmento, podemos notar que la gente vive con terror, algunos son más conscientes, otros intentan ignorarlo, pero todos saben que existe y que al final, el terror los atrapará. Algunas veces el dolor en otros, disminuye el dolor interior, pero todos en algun momento hemos sentido TERROR en algún caso como el anterior expuesto, o alguien puede decir que no?

¿Pueden aportar más ejemplos en los que han sentido terror? ¿Se preguntan que tiene que ver esto con el liderazgo?

Muy sencillo, un lider siempre vive con miedos, simplemente es mas fuerte para soportarlos y enfrentarlos y logra superarlos o manejarlos de mejor manera que los demás, es por ello que la gente los admira porque a pesar de tener algo de que preocuparse lo manejan de una manera que hace que se vea sencillo tranquilizarse y ser pacientes, ¿que opinan?...