miércoles, 19 de noviembre de 2008

Reflexión

"Una vieja dama vuelve a su ciudad natal convertida en una mujer muy rica, para humillar y destruir al hombre que la había rechazado de joven. Toda su vida, su matrimonio, su éxito financiero, habían sido motivados por el deseo de vengarse de su primer amor" (Fragmento del libro "El Demonio y la señorita Prym", de Paulo Coehlo)

¿Que piensan sobre esto? ¿Es realmente éxito? ¿La venganza es una motivación válida? ¿Qué pasaría si el joven del que se quería vengar ya no vive?